Indecisión

02.10.2018

El indeciso demora si tocar o no, un fóbico que necesita del sostén de la presencia de un otro que se haga cargo de la escena, teme entregarse porque huye de transformar su manera de pensar que considera como santas escrituras heredadas de la familia. 

Tiene excusas y las utiliza como un lujo frente al hacer, todo permanece suspendido y se cree un artista que el mundo valorará tarde o temprano. Nunca considera que el otro vive y desea en esferas distintas y puede salirse del juego si no se decide en el tablero.

Pagar es para el paciente la única posibilidad de inscribirse en el marco de la transferencia psicoanalítica, pasaporte para que dé inicio el trabajo de transformarse en un sujeto psíquico campo donde es posible producir un sujeto deseante.

Hablar es demandar, pero si sacas de la ecuación el concepto de trabajo, haces que el mundo sea algo familiar, todavía no estás en el mundo.


Psicoanalizarse es un derecho, úsalo.