fr-La labor psicoanalítica

07/03/2018

Sobre cómo realizar la labor analítica, Freud magistralmente toma de la literatura un ejemplo ilustrativo de que un arte como el ejercicio de la terapia analítica requiere una exigente formación.

El rey de Dinamarca envía junto al príncipe Hamlet a dos cortesanos con el objeto de sonsacarle el motivo de su melancolía, Hamlet se apercibe de ello y tomando una flauta invita a los cortesanos a interpretarla, disculpándose ellos por no conocer tal arte. A lo cual Hamlet responde que de él pretendían extraer sus íntimos secretos sin ningún tipo de pericia.

El tratamiento psicoanalítico plantea grandes exigencias, tanto al paciente como al médico.

Para el paciente se hace largo y costoso y le obliga a hablar de cosas que preferiría silenciar.

Para el psicoanlaista, resulta trabajoso por la técnica que ha de aprender y el tiempo que necesitaría para su aplicación.

La terapia analítica ha sido creada para enfermos prolongadamente incapacitados para la vida. Su mayor triunfo ha sido devolver a un número muy satisfactorio de estos enfermos su plena capacidad.

Ante estos resultados, todo esfuerzo ha de parecer pequeño. Habremos de rechazar a aquellos enfermos que no posean cierto nivel cultural y condiciones de carácter en las que podamos confiar.


Sobre psicoterapia, de Sigmund Freud

1904 (1905)