El asma bronquial

08.09.2017

El asma bronquial es una enfermedad de las vías respiratorias que se carateriza por un incremento de capacidad de respuesta del árbol tráqueo-bronquial.

Con un estímulo mucho más bajo responde con tos y bronco-espasmos; la tráquea y los bronquios se hacen más sensibles, hay una sensibilización. 

El asma se manifiesta fisiológicamente por estrechamiento general de las vías respiratorias, el cual puede curar en forma espontánea o por la medicación apropiada.

¿Qué sensación tiene el asmático? La sensación de un coito a gran escala. Empieza con ahogo. Estrechamiento, se ocluyen los lugares por donde pasa el aire, se produce un bronco-espasmo, hay expectoración, secreción... entonces hay achatamiento de las células cilíndricas. Las células pulmonares pierden sus cilias, son células cúbicas o cilíndricas y se vuelven planas. Trae, en la mayoría de los casos, una insuficiencia cardiaca.

Se manifiesta clínicamente por episodios paroxísticos de disnea, tos y broncoespasmo con sibilancias. Es una enfermedad que se manifiesta por episodios, alternándose períodos de exacerbación agudos con períodos asintomáticos.

A la larga la enfermedad asmática produce alteraciones definitivas del aparato respiratorio, en tanto puede haber un desencadenamiento mortal. Pero tomada a tiempo la enfermedad es una enfermedad que cura sin secuelas. En los intervalos de silencio respiratorio no hay alteraciones físicoquímicas, aunque hay trastornos químicos. Es decir, las vías bronquiales, respiratorias, cuando termina el ataque de asma alcanzan su responsabilidad y todo su poder y vuelven a ser las que eran antes del ataque.

Hay dos tipos de asma, un asma idiosincrática, porque no se sabe de dónde viene, y otro alérgico o inmunológico, que tampoco se sabe de dónde viene. En el asma inmunológico hay presencia de histamina y del factor reactivador plaquetario, la presencia de histamina nos hace recordar a las alergias.

El tratamiento que se utiliza es un tratamiento sintomático, la medicina no conoce la etiología de la enfermedad. La medicina más moderna ya no cura los síntomas, sino que trata de curar la estructura de la enfermedad, pero hay veces que no se conoce dicha estructura o causa.

Nosotros, los psicoanalistas, estudiamos en los trastornos funcionales, cómo ciertas relaciones intersubjetivas pueden modificar los procesos biológicos.

El asma, a pesar de tener todas las características de las enfermedades psicosomáticas, tiene algo diferente.

El paciente relata todo en el mismo tono, como si no hubiese realmente intervención de la conciencia, como si no marcara diferencias afectivas acerca de las distintas situaciones que nos relata.

Imagen de la web http://www.fihu-diagnostico.org.pe
Imagen de la web http://www.fihu-diagnostico.org.pe

Es como si el asma reprodujera la vivencia infantil frente al coito de los padres, es decir, el asma es un hecho masturbatorio. Hay una masturbación infantil que no es como la de los adultos. El asma reproduce exageradamente las vivencias de un coito imaginario que el niño puede tener con respecto a los padres.

El asma, normalmente, coincide con una personalidad infantil. Tiene algo que ver con el miedo. La forma de aparición tiene que ver con peleas, con decepciones, cuando las cosas no salen como ellos quieren. Lo que pasa es que a estos pacientes las cosas nunca les salen como ellos quieren. Resuelve el paciente con el ataque de asma lo que tiene que resolver con otra persona.

El paciente inicia su curación cuando puede reemplazar, cuando empieza sus primeras discriminaciones.

Imagen de la web http://www.fisioterapiaparatodos.com/
Imagen de la web http://www.fisioterapiaparatodos.com/

El asmático no tiene autorreproche, hay una realización o consumación del incesto, ha cometido el delito. La sexualidad de esta persona es mu aséptica, muy pura. Toda su perversidad es el síntoma, fuera de eso mantiene relaciones como puras. El asmático queda con culpa después del ataque.

Como todo paciente de psicoanálisis, el asmático y el ulceroso son pacientes que necesitan una educación, hay parte de ese cuerpo que no está ganado a la civilización, en el caso del asmático las vías respiratorias y en el caso del ulceroso su estómago.


Del libro 

Freud y Lacan - hablados - 6 - Clínica psicoanalítica

Miguel Oscar Menassa

Editorial Grupo Cero



CONSULTA DE PSICOANÁLISIS GRUPO CERO

Te atendemos en Madrid centro, en la consulta Online y en consultas telefónicas.

Reserva ya un horario para que podamos ayudarte.